miércoles, 27 de febrero de 2008

ALGO PERSOAL



Ultimamente cada vez que escoito esta canción do mestre Serrat lémbrome de Aznar, Rajoy, Acebes, Zaplana, Esperanza Aguirre, Mayor Oreja ... ¿Por qué será?

miércoles, 20 de febrero de 2008

ROSENDOMANÍA


Onte remexendo en papeis de vellas carpetas para facer algo de limpeza atopei unha entrada dun concerto que Rosendo deu no 96 no pavillón do Berbés en Vigo e unhas liñas torcidas, caoticamente escritas nun folio.
Daquela Rosendo Mercado viña de publicar o seu oitavo traballo en solitario “Listos para la reconversión”. 12 anos despois segue dando caña e segue a ser ese rockeiro legal e incombustible. Esto é o que escribín aquela noite na barra do bar o rematar o concerto, xusto despois de pedirlle o camareiro un cubata de ron, bolígrafo e papel, mentres os colegas ían saíndo a enfrontarse co aire frío da noite e no local aínda levitaban as esencias do rock do madrileño.


Sales y cantas como un resorte
rockero de Carabanchel;
tus melenas, bandera al viento,
la honestidad a flor de piel.
Hijo del barrio y su alambrada
detrás de una guitarra está el placer,
unas cañas en el bar de siempre,
los amigos de la niñez.
Hiciste un hogar de la carretera,
del rock and roll oro de ley,
de tus canciones himnos urbanos,
la rebeldía contra el poder.
Esta noche tu música incendia el aire.
Esta noche todo es rock en el Berbés.


Banda sonora: Listos para la reconversión.

martes, 12 de febrero de 2008

JULIO CORTAZAR




Aínda que o arxentino é moito mais recoñecido como novelista (Los premios, Rayuela, 62 Modelo para armar,...) e como escritor de relatos cortos (Bestiario, Final del juego, Las armas secretas, Todos los fuegos el fuego, ...) hoxe que se cumple o aniversario da súa morte quería traer a esta cova ó Cortázar poético (Presencias, Pameos y meopas, Salvo el crepúsculo), non tan famoso como o outro pero non menos lúcido.
“Nunca quise mariposas clavadas en un cartón; busco una ecología poética, atisbarme y a veces reconocerme desde mundos diferentes, desde cosas que solo los poemas no habían olvidado y me guardaban como viejas fotografías fieles. No aceptar otro orden que el de las afinidades, otra cronología que la del corazón, otro horario que el de los encuentros a deshora, los verdaderos.”

PARA LEER EN FORMA INTERROGATIVA
Has visto
verdaderamente has visto
la nieve los astros los pasos afelpados de la brisa
Has tocado
de verdad has tocado
el plato el pan la cara de esa mujer que tanto amás
Has vivido
como un golpe en la frente
el instante el jadeo la caída la fuga
Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos tus manos tu sexo tu blando corazón
había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.




BLACKOUT
Si ves un perro cerca de una tumba
huye del helicóptero: ya nieva
la delicada muerte por trituración, asalto
del vacío, los ojos reventados porque así
es el cobalto, es el hidrógeno.
Soldadito de plomo, de chocolate, corre
a buscar un refugio: quien te dice
que el perro no te cede su casilla,
son tan tontos los perros.
Y si no, está la tumba:
echa a patadas a ese muerto, abrígate
con lo que quede, trapos, tierra, huesos.
(No olvides nunca el Reader’s Digest,
hace pasar el rato, es instructivo.)


NOCTURNO
Tengo esta noche las manos negras, el corazón sudado
como despues de luchar hasta el olvido con los ciempiés del humo.
Todo ha quedado allá, las botellas, el barco,
no sé si me querían y si esperaban verme.
En el diario tirado sobre la cama dice encuentros diplomáticos,
una sangría exploratoria, lo batió alegremente en cuatro sets.
Un bosque altísimo rodea esta casa en el centro de la ciudad,
yo sé, siento que un ciego esta muriéndose en las cercanías.
Mi mujer sube y baja una pequeña escalera
como un capitán de navío que desconfía de las estrellas.
Hay una taza de leche, papeles, las once de la noche.
Afuera parece como si multitudes de caballos se acercaran
a la ventana que tengo a mi espalda.


El pibe Córtazar es macanudo, che.

martes, 5 de febrero de 2008

NON SOMOS FILLOS DE DEUSES


Non somos fillos de deuses.
Nos nosos xenes milenarios
amoréase a cobiza, o desacougo,
o medo á soidade da noite
cando as árbores eran fogar e refuxio
e a choiva tiña un arrecendo a misterio.

Non formamos parte das lendas,
non hai milagres no pasado que temos,
os nenos non nos aprenderán os nomes.
Amósanos o espello unha face gris,
cansa, a ollada perdida en ningures,
detrás das reixas dunha gaiola
de inquedanza e monotonía.

Porque non somos fillos de deuses
non quedará lembranza do noso paso;
a historia borraranos como o tempo
borra as pegadas na neve;
venceranos o vento como unha folla murcha;
e caeremos despacio, sen moito balbordo,
no derradeiro pozo escuro do olvido
onde rematan por esfachicarse os soños
que non teñen terreo de esperanza ó que termarse.