sábado, 23 de enero de 2010

LA CIUDAD AUTOMÁTICA


Por motivos familiares pasei estes últimos días no Hospital de Monforte. Os hospitais son lugares depresivos, dolorosos, tristes, claustrofóbicos, pero teñen o seu lado positivo: as horas pasan lentas e co o tempo que sobra pódese repasar a prensa, facer encrucillados, autodefinidos, sudokus, e tamén volver a ler “La ciudad automática” de Julio Camba.
Publicado en 1932 é unha recompilación de artigos sobre Nova York (cidade na que residiu por aqueles anos) e o modo de vida americano. A súa prosa lúcida e humorística, o estilo irónico e socarrón fai que ler as súas crónicas sexa toda unha ledicia.
Déixovos uns exemplos.

LOS INTRUSOS DEL ARTE
“Hasta ahora, cuando un vecino de Nueva York quería establecer una lechería o una papelería, una casa de comidas o una tienda de flores, elegía por si mismo el Sindicato de criminales que le merecía más crédito y se ponía de este modo a salvo de posibles sorpresas. El Sindicato pasaba a robarle todas las semanas la cantidad convenida, y esta operación se realizaba con tanta normalidad y tan poca violencia como el cobro de la luz o el del alquiler. A veces aparecía por la tienda un ladrón desconocido quién, tirando de pistolón, conminaba al tendero para que le abriese la caja de caudales, y el tendero, ante aquella amenaza, procedía de igual manera que hubiese procedido ante la oferta de un producto comercial innecesario.
-Lo siento mucho –decía-, pero yo me entiendo con la firma Tal. Aquí tengo, precisamente, el último recibo…
Y si el ladrón desconocido creía que aquella tienda estaba dentro de su zona y que su Sindicato era el único Sindicato con derecho a robarla, allá los dos Sindicatos que resolviesen el asunto por las malas o por las buenas, pero el tendero no sufría jamás violencia alguna.”

DICE CALVIN COOLIDGE…
“Todos los días el Herald Tribune publica en lugar preferente un artículo titulado Calvin Coolidge says (Dice Calvin Coolidge)…
Este título general está lleno de promesas, pero se pone usted a leer y resulta que Calvin Coolidge no dice nada. Al principio, viendo que Calvin Coolidge no decía nada yo suponía de buena fe que no se le ocurría nada y mi opinión sobre el ilustre hombre público comenzó a bajar considerablemente; pero a medida que Calvin Coolidge seguía sin decir nada esta desestima empezó a trocarse en un sentimiento muy parecido a la admiración.
-Pase el que a este hombre no se le ocurra nada un día ni dos, una semana o hasta un mes – pensaba yo-, pero ¿cómo es posible que no se le ocurra nada nunca? Una vacuidad tan perfecta no puede ser espontánea. Indudablemente, Calvin Coolidge tiene un arte prodigioso que le permite tratar todos los temas sin comprometer jamás su pensamiento. Eso de coger todos los días cuatrocientas o quinientas palabras, cada una de las cuales posee una significación concreta, y combinarlas de tal modo que todas juntas carezcan totalmente de sentido, no lo hace un cualquiera. Distribuidas al azar las palabras siempre dicen alguna cosa, más o menos congruente, y sólo con una distribución inteligentísima se puede conseguir que no digan jamás cosa ninguna.”


Por suposto, calquera parecido deste último extracto con algún político actual é mera coincidencia.

16 comentarios:

Chousa da Alcandra dijo...

Oes, co último párrafo teu escaralláchesme o comentario, cajonatós.

Concordo plenamente contigo na definición que fas dos hospitais.
Espero que a situación que te tivo alí fose superada positivamente.

Unha aperta

Ra dijo...

Este libro es genial. Y Don Julio superlativo.

El de Calvin Coolidge lo convertí yo en un Paréntesis, me encantó :D

Ra dijo...

Usted bien, espero.

HADEX dijo...

NUnca lin a Julio Camba: é unha tarefa pendiente. Grazas por lembrarmo.

Mr Tichborne dijo...

O de Coolidge debería pasar como nota de pé de páxina na definición de "retranca". Haberá que ler algo de Camba.
En canto ós hospitais, paciencia e que sexa leve e breve e para ben (entendo que non é vostede o que está ingresado).

BRABIDO dijo...

O imposto revolucionario inda se paga hoxe disque,espero que todo saise ben,Nos hospitais podes morrer ou nacer..

Saúde

zeltia dijo...

si home o imposto ese pagámolo todos os meses cunha naturalidade...

e sí, nos hospitais, se hai que estar moitas horas a facer compañía a un enfermo, lese,
(eu mais que nada por distraer a mente, que sempre me vai dar cara a temas que me deixan desacougada)

espero que neste caso teu todo se resolva favorablemente

fonsilleda dijo...

Non lin "A cidade...", pero os estupendos exemplos que deixaches empúxanme a conseguilo. Veremos, porque os "reis meigos" acaban de facerme un espléndido agasallo en letras e os tempos...
O teu comentario ao final do segudo texto, tamén xenial.
Bicos e grazas

Bolboreteira dijo...

Dous parrafos realmente bos: do primeiro oin falar a xente que o viviu en persoa.
O do segundo resultame curioso e admirable, alguén que é capaz de escribir e non dicir nada non é nada doado.
Boa entrada.
Un bico.

Raposo dijo...

Donas e cabaleiros: no hospital estiven por unha dolencia (afortunadamente xa superada) da miña nai.
Grazas polos vos desexos.

São dijo...

Espero que esteja terminada definitivamente e bem reslovida a causa que te obrigou a estares encerrado num hospital

Noite de paz.

ekis1331 dijo...

Non coñezo nin o libro nin ó autor, pero pintan ben (en ambos sentidos)

Carlos Sousa dijo...

As veces máis vale pagar un imposto coma ese, que 10 ou 15 que te afunden.
E supoño que si, que escribir sen dicir nada ten que ser un arte, como falar sin dicir nada. Acabas dicindo, "Que coño me estás contando..."

Un saúdo Raposo non se che ocurra ir mañán por Potomarín

Raposo dijo...

Carlos Sousa: por sorte non estiven por alí. Menos mal, porque mira que teñen malas pulgas eses de Portomarín. Pero que lles fariamos nós, si agora case nin nos metemos coas galiñas!!!
En fin...

hormiga dijo...

Ogalla os ladrons se organizasen e fixeran un unico imposto revolucionario para os negocios. Agora tes que pagarlle a mafia local, a mafia autonomica, a mafia estata e a europea. (sintoo, estou sen tildes no pc)

São dijo...

Nada de novo?
Apertas.